The birds – Los pájaros atacan.

The birds es un filme relativamente antiguo (1963), que nos relata la historia de Melanie (una muy jovencita Tippi Hedren), una chica de alta sociedad que vive en San Francisco, y que conoce, en una tienda de aves (es interesante ver como Hitchcock introduce al protagonista negativo de la obra de esta manera) a Mitch, un abogado que vive en una pequeña localidad cerca de San Francisco llamada Bodega Bay.

Este pueblo es una región tranquila y poco habitada. Cuando Melanie llega, los pájaros que viven en la zona comienzan a volverse locos, y atacan (cada ves más agresivamente) a los pobladores de Bodega.

Tippi Hedren

Hithcock es de dar introducciones largas a sus películas. Sin duda que para alguien cuya “pupila de cine” no está acostumbrada a películas variadas, juzgará a ésta como aburrida en su primera parte. Esta introducción nos mete en una sociedad sana (las sociedades que crea el londinense siempre lo son) que no aparenta ninguna maldad, por lo cual, no podemos concebir algún crimen, o mucho menos, un asesinato.

De manera gradual, los ataques comienzan a ocurrir, primero aislados, luego continuos, y crece en nosotros una interrogante muy famosa en la historia del cine hollywoodense: ¿Por qué atacan los pájaros?

Hablando del cine de Hitchcock en general, cuando un protagonista está dispuesto a morir, no ocurre inmediatamente, sino que hay un proceso previo en el cual se introduce la idea al espectador (podría citar como antagónico a Scorsese en “Los infiltrados”).

Uno de los factores claves de este filme es el final (Spoilers). Es una conclusión muy abierta. En esta última escena, Melanie y los Brenner huyen de su casa refugiados en el auto de la familia. Mientras un grupo inmenso de pájaros observa la escena, el automóvil se aleja en el horizonte, mientras el cielo nublado es violado por un rayo de luz.

La respuesta nunca está. ¿Cuál es la razón para la forma de comportar de las aves? ¿Qué tiene que ver con la llegada de Melanie a Bodega? ¿Por qué mantienen una tregua momentánea y permiten a los protagonistas huir ilesos?

Alfred Hitchcock

Esta película genera cuestiones vitales en nuestra vida (así como nuestra posición en el mundo y la existencia del mal y la de dios). Tal vez nos quedamos con la imagen de los pájaros como enemigos, tal ves no, pero al terminar de rodar la cámara, el espectador se queda con un sabor amargo en la boca, el de la incertidumbre.

Anuncios

Acerca de Franco
Estudio Letras. Soy amante del cine y escribo sobre las películas que veo, cosas que leo, y sobre otros asuntos. Si te gusta el blog, sentite invitado a comentar.

Dame tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: