Divulgación: ¿Por qué entendemos las palabras del otro?

Esta nueva sección que inauguro con este post se dedicará a explicar, en la menor cantidad de palabras posibles, algunos temas relacionados a la lengua, literatura, filosofía, arte en general, etc. Lo llamo divulgación ya que tendrá ese objetivo: divulgar información que tal vez no todos conocemos.

¿Por qué nos entendemos? ¿Por qué, al hablar, comprendemos lo que el otro dice? ¿Qué sistema, qué capacidad en nuestro interior nos permite interpretar las palabras?

La respuesta rápida sería: porque poseemos la lengua. Pero, ¿Qué es la lengua?

El encargado de responder esta respuesta fue Ferdinand de Saussure, padre de la lingüística y el estructuralismo. El lingüística suizo se hizo la misma pregunta, alrededor de 1916, y la respondió en su Curso de Lingüística General.

La lengua puede situarse dentro del lenguaje, si entendemos al lenguaje como la suma de la lengua y el habla (la capacidad innata del hombre de poder hablar). Pero ¿Dónde se encuentra la lengua dentro del lenguaje? ¿Qué características tiene?

Para responder a estas preguntas hay que hacer un breve repaso por el circuito del acto del habla individual. Para resumir, Saussure dice que se da en cinco etapas.

Cuando hablamos con otra persona, para emitir un mensaje, lo primero que hacemos es buscar en nuestra mente aquella palabra que represente la idea en la que estamos pensando. Luego decimos esa palabra, y el sonido viaja a través del espacio hacia los oídos de la otra persona. La otra persona recibe ese sonido y lo relaciona, en su mente, con una idea determinada.

proceso_del_habla

Podemos decir que la lengua es aquel sistema que nos permite saber con exactitud, qué interpretará el otro con la palabra que estoy enunciando. ¿Cómo sabemos que la palabra “vaca” para la otra persona, no significará algo totalmente distinto a la idea “vaca“? ¿Cómo es posible que en la mente de la otra persona se den las mismas relaciones entre ideas y palabras que en la nuestra?

Esto es porque todos los hombres, los cuales tenemos la capacidad de hablar, obedecemos, inconcientemente, al sistema de la lengua. Entonces, la lengua es una suerte de puesta en común de todas las relaciones que se dan en todas las cabezas de todos los hablantes, entre una idea (significado) y una palabra (significante).

1bici

En términos de Saussure, la lengua es más bien dos cosas. Por un lado es un producto social, es decir, un sistema producido inconcientemente por la gente, y que deriva de la habilidad de la gente para hablar. Por otro lado, también es un conjunto de convenciones, es decir, una serie de normas y reglas generales y comunes que hacen posible el acto del habla.

Imagínense por un momento que no existieran estas reglas y normas generales, que no todos relacionaramos la palabra “vaca” con una vaca. La facultad del habla quedaría totalmente inutilizada, porque no podríamos entendernos.

De esa necesidad surge la lengua. La lengua surge como un conjunto de reglas preescriptas, de normas acerca de lo que cada palabra debe representar, de modos en los cuales las palabras deben ser usadas. Surge inconcientemente, ya que es una necesidad obligatoria de los hombres para entenderse. Surge de la sociedad como conjunto, ninguna persona sola puede cambiar a la lengua, nadie puede imponer que “vaca” ya no signifique más vaca.

Esto es porque la lengua es un acto social y colectivo, no individual.

Las relaciones que se dan entre las palabras y las ideas son arbitrarias, no responden a ningun criterio, son al azar. No existe ningún vínculo entre la palabra “vaca” y una vaca real. ¿Y entonces cómo puede ser que se hallan establecido y que no se puedan cambiar? Porque estas reglas, arbitrarias, azarosas, impuestas, que no se pueden cambiar, son necesarias para poder entendernos con el otro. Es necesario generar un “código” en común.

Si la lengua no existiera, cada uno tendría su propia lengua, su propio sitema de asociación entre ideas y palabras, y la comunicación sería imposible.

Para que la comunicación sea posible, es necesario establecer la lengua. La lengua es un sistema de relaciones entre ideas y palabras. Las palabras representan a las ideas, y las ideas se manifiestan en las palabras. Podríamos, si quisieramos, cambiar todas las relacionas, vincular ideas con otras palabras o palabras con otras ideas, pero el otro no sabría a que refieren esas palabras.

images

Por esto no nos entendemos con alguien que habla otro idioma: porque la palabra que utilizan para representar una idea no esta en nuestra lengua, no la tenemos registrada, no está en nuestro campo de asociaciones. Por lo tanto, no podemos interpretarla ni entender a que idea se refiere. La palabra que ellos utilizan pertenece a otra lengua distinta a la nuestra.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: